Te proponemos el viaje del anillo porque queremos ayudarte a sembrar una pequeña semilla que te haga consciente de que somos como hobbits, que vivimos una gran aventura. Te proponemos un viaje único en tu vida, en el que quizá no mates a este dragón que está destruyendo al país de las hadas, pero sí, y esto es lo más importante, puedas empezar a destruir parte del dragón que se está comiendo tu propia alma.

Ubicado en la Sierra de Norte de Madrid, el «Camino del Anillo» es un recorrido temático, una peregrinación de 122 Kms a realizar a pie. Inspirado en la obra de J. R. R. Tolkien, titulada “El Señor de los Anillos”, el camino evoca la gran historia del hobbit Frodo y la compañía del anillo.

El camino permite viajar hasta la mítica tierra media por la que caminaban medianos, elfos u orcos. Moria, Rivendel, la Comarca, Hobbiton, la cima de los vientos y muchos más lugares claves de la película te harán sentirte el protagonista de tu viaje exterior e interior a la par que descubrirás una naturaleza fascinante y desarrollarás el sentido del asombro, de la belleza y del cuidado.

El Camino del Anillo pretende aunar los valores ecológicos de contemplación y belleza con los grandes valores humanos tales como la audacia, la esperanza, la solidaridad, la amistad o la misericordia, que tuvieron los miembros de la Compañía del Anillo para derrotar el mal en la Tierra Media y que cada uno de nosotros necesitará para afrontar el camino de nuestra vida.

Te invitamos a recorrer un camino de liberación. A caminar por viejos senderos y bosques, y a remar por cauces olvidados, y en medio de tanta belleza, a liberarte del Anillo, que aunque no lo sepas posees como un tesoro, y que con su poder nos ciega proponiéndonos llenar la vida tan sólo de una comodidad fácil, sin dejar espacio para los demás.

Te proponemos un camino, una pereginación, por las montañas de la Pequeña Tierra Media madrileña para contemplar y crecer, siguiendo los caminos trazados en la Sierra Norte desde tiempo inmemoriales. Bilbo y Thorin descubrieron el dragón que les atenazaba el corazón y lo dejaron atrás en la montaña. El camino te espera para que tú también te liberes del tuyo.

¿Por qué ir de un lado a otro? ¿Por qué caminar y emprender una aventura? ¿Por qué seguir a los grandes hobbits como Bilbo o Frodo Bolsón en un viaje cuando como aquellos medianos nosotros también vivimos en “un agujero-hobbit, y eso significa comodidad”, un lugar en el que “la gente los consideraba muy respetables, no sólo porque casi todos eran ricos, sino también porque nunca tenían ninguna aventura ni hacían algo inesperado”?

Así pues, si un día aparece un mago en la puerta de nuestra cómoda casa y nos propone “compartir una aventura”, probablemente nuestro primer instinto sea el de responder como lo hizo Bilbo: “En estos lugares somos gente sencilla y tranquila y no estamos acostumbrados a las aventuras. ¡Cosas desagradables, molestas e incómodas que retrasan la cena!

Pero cuando el mago insista, aún sin mostrarnos ni los dragones lejanos que acechan más allá de nuestra comarca, ni los cercanos, que habitan dentro de nosotros, quizá tengamos suerte; la suerte de que cerca nuestro, algunos enanos empiecen “juntos a tocar una música, tan súbita y dulcemente que como Bilbo olvidemos todo lo demás, y seamos transportado a unas tierras distantes y oscuras, bajo lunas extrañas, lejos de Delagua y muy lejos del agujero—hobbit bajo La Colina” en el que vivimos. Y entonces sintamos “dentro (…) el amor de las cosas hermosas hechas a mano con ingenio y magia; un amor fiero y celoso, el deseo de (…)  salir y ver las montañas enormes, y oír los pinos y las cascadas, y explorar las cavernas, y llevar una espada en vez de un bastón” y lanzarnos a vivir la vida como una gran aventura, empezando por una semana …

Te invitamos a recorrer el Camino del Anillo durante siete días y siete noches…

El «Camino del Anillo» es una peregrinación organizada por la Fundación Laudato Si perteneciente al Arzobispado de Madrid. Su misión es la de compartir las enseñanzas del papa Francisco sobre el Cuidado de la Casa Común publicadas en su Encíclica Laudato Si.

Ofrecemos peregrinaciones tolkeanas guiadas para todo tipo de colectivos, creyentes y no creyentes. Queremos compartir contigo el sentido del asombro ante la naturaleza y los valores de la obra de Tolkien.

Si nos acercamos a la naturaleza y al ambiente sin esta apertura al estupor y a la maravilla, si ya no hablamos el lenguaje de la fraternidad y de la belleza en nuestra relación con el mundo, nuestras actitudes serán las del dominador, del consumidor o del mero explotador de recursos, incapaz de poner un límite a sus intereses inmediatos. En cambio, si nos sentimos íntimamente unidos a todo lo que existe, la sobriedad y el cuidado brotarán de modo espontáneo. La pobreza y la austeridad de san Francisco no eran un ascetismo meramente exterior, sino algo más radical: una renuncia a convertir la realidad en mero objeto de uso y de dominio.

CARTA ENCÍCLICA LAUDATO SI’ DEL SANTO PADRE FRANCISCO SOBRE EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN (punto 11)

Para sabe más sobre nosotros visítanos en www.fundacionlaudatosi.es