testimonios

Camino de Dios

El camino del anillo es el camino de la vida, aquí y ahora. El camino nos recuerda que el
hombre es por naturaleza un caminante, un peregrino, que tiene un origen, un sentido o
dirección de camino, y un fin al que dirigirse—es homo viator .

El anillo representa toda esclavitud—y, en último término, la muerte que es su raíz—que ata y atemoriza el corazón humano; un anillo que anhelamos quitarnos para ser libres pero que, sin embargo, misteriosa y trágicamente, nos seduce, atrae, y amarra continuamente. La vida representa el deseo y promesa de felicidad plena que todos descubrimos en lo más íntimo de nuestro ser y que, desde la fe, sabemos sólo Dios colma. Mucho más que los placeres que nos ofrece el mundo, mucho más que la ausencia de problemas o sufrimientos, mucho más que la mera salud biológica, mucho más que la posesión ilimitada de bienes, la vida sólo es tal si nos llama y lleva a la Vida—en mayúscula—que es Cristo Jesús.

Sólo Él nos libera definitivamente del anillo de la muerte. Y el aquí y ahora representan el espacio y el tiempo, características de la creación. Y entre toda la creación, el ser humano como culmen y al servicio—pues es su custodio—responsable de la misma.

Hace ya casi un año que de la mano y experiencia de Pablo Martínez de Anguita dos
seminaristas de Granada y servidor recorrimos el Camino del Anillo por la bellísima Sierra
Norte de Madrid. Fueron cinco magníficos, educativos, y asombrosos inolvidables días.
Comenzamos la aventura en El Molar, “el Hobbiton” español, donde conocimos el mundo de los Hobbit—sus vivienda-cuevas y su rica gastronomía, además del arte de conocer, convivir, y tocar a las grandes y maravillosas rapaces que surcan nuestros cielos.

Al día siguiente, dejando y contemplando a nuestro lado “la Cima de los Vientos” (en el pueblo de Sieteiglesias), nos dirigimos al embalse del Atazar, donde subimos en canoas por el “río Anduin” hasta pasar por debajo de las dos colosales estatuas de piedra de los Argonath que nos daban paso a la tierra de Góndor. En esas transparentes aguas pudimos contemplar fabulosas águilas y buitres, admiramos la explosión de vida acuática que bullía a su alrededor, y terminamos refrescándonos con un balsámico baño. Desde allí nos dirigimos, con fuerzas renovadas, hacia Rivendel. Partimos el camino en la fabulosa villa de Horcajuelo de la Sierra donde una alucinante vereda nos introdujo en antiguos bosques, de antiquísimos árboles, con ancestrales cauces de ríos—el más importante y el cual seguimos durante muchos kilómetros, llamado Jarama. En ese clima de belleza y bondad que nos inundaba durante el camino, nuestro amigo Pablo, a la luz y con la ayuda de la encíclica Laudato Si , nos abría el corazón y la mente a la verdad sublime a la que todo hombre está llamado y aspira y de la cual la creación nos habla: Dios mismo. Fueron horas inolvidables que culminaron cuando alcanzamos “Rivendel”—aunque en esas tierras madrileñas la llaman La Hiruela. Allí pudimos celebrar la Eucaristía y consumir “las Lembas”—el Cuerpo y la Sangre de Cristo, viático de vida, recuperando las fuerzas que íbamos a necesitar al día siguiente donde nos esperaba otra fabulosa, aunque arriesgada, aventura.
Y es que desde Rivendel-La Hiruela partía el camino hacia “Moria”—más conocida en esa
comarca como Puebla de la Sierra. Entre ambas localidades debíamos conquistar la “montaña del Caradhras” o Pico de la Postezuela a 1739mts. A través de frondosos senderos de monte bajo llenos de flores donde las abejas pululaban en abundancia, fuimos ascendiendo hasta Caradhras desde donde, llenos de júbilo por la hazaña, parecíamos tocar la bóveda celeste y la Sierra del Rincón se extendía con majestuosidad a nuestros pies. Tras un largo descenso finalmente llegamos a Puebla de la Sierra, un auténtico pueblo de montaña donde parece que se ha detenido el tiempo. Es la “tierra de los Enanos”, auténticos artesanos de la piedra y cuyas casas incrustadas en la roca pudimos contemplar.

Además, junto a esas buenas gentes también celebramos la Santa Misa y nos pusimos al amparo de su patrona Nuestra Señora de las Angustias—quien, como siempre, nos da el “frasco de Galadriel” con la “luz de Eärendil” que representa la luz de su amado Hijo Jesucristo, Luz que brilla siempre en la oscuridad y que bien pronto podríamos necesitar hacia donde nos dirigíamos. Pues con gran pena por que aquella fantástica aventura se acababa y, sobre todo, porque desde allí nos adentraríamos en las tenebrosas “tierras de Mordor”, nos dispusimos al día siguiente a afrontar nuestra última etapa de camino.
La primera parte de ese día transcurrió por el bello y frondoso valle de Puebla de la Sierra,
pero en cuanto alcanzamos el paso del Collado de la Pinilla (1347mts) se nos abrió un
horizonte diferente, de suelos más secos y naturaleza más árida. Al fondo pudimos ver
nuevamente el pantano de El Atazar y el pueblo del mismo nombre hacia donde nos dirigíamos.


Fue una dura bajada por las altas temperaturas que tuvimos que soportar y la poca vegetación para protegernos—verdaderamente eran tierras que anunciaban la “región de Mordor”. Al llegar al Atazar, sus ricas y abundantes fuentes de agua pareciese que nos esperaban y, tras el duro camino y el calor abrasador, no pudimos sino literalmente ponernos bajos sus caños y sentirnos nuevamente revitalizados. Nuestra aventura había acabado y nos recogieron en un vehículo y empezamos el camino de regreso a casa. Pero no sin antes contemplar desde el Atazar la peña de Torrelaguna donde verdaderamente acaba el Camino del Anillo en la Sierra Norte de Madrid pero que nosotros no podíamos cubrir por falta de tiempo. Nuestro amigo y guía Pablo nos contó que, desde Torrelaguna, en días claros y limpios de contaminación, se ve a lo lejos las torres de Madrid—con el “ojo de Sauron” que es el Señor Oscuro quien, tras habernos quitado el anillo y destruirlo en el magma del Orodruin, desaparece para siempre.


Porque el poder del infierno jamás prevalecerá, y la luz de Dios siempre brillará y vencerá.
Recomiendo 100% esta peregrinación, a través de la obra del Señor de los Anillos, por la Sierra Norte de Madrid. Tanto como una actividad de ocio como, sobre todo y principalmente, una actividad pastoral para grupos pequeños será una experiencia bellísima e inolvidable que tocará corazones y fomentará la fraternidad y la comunión. Pablo Martínez de Anguita y su equipo han realizado un estupendo trabajo digno de toda confianza el cual, unido a la inmensidad de las buenas gentes de esas tierras, satisfará todas las expectativas de quienes se dispongan a aventurarse. Será, sin lugar a dudas, y tal como nos ocurrió a nosotros, un camino de vida, un camino de fe, un camino eclesial, un camino en medio de una naturaleza exuberante, un camino de amistad y comunión…un camino de Dios. Buen camino para todos.


Junio 2020
Ildefonso Fernández-Fígares Vicioso
Vicerrector del Seminario Diocesano San Cecilio de Granada

Jack y Nigel peregrinos suizos hacen el Camino agosto 2020

https://elcaminodelanillo.com/wp-content/uploads/2020/12/jack-y-nigel-peregrinos-agosto-2020.mp4

El regreso a la comarca

¿Se acuerda de la Comarca, señor Frodo? será pronto primavera. Los huertos estarán todos en flor y en la avellaneda los pájaros tendrán listos sus nidos.comenzará la siembra estival de la cebada en los bancales. La degustación de las primeras fresas con nata. El sabor de las fresas ¿lo recuerda? (Sam)

Tolkien escribió literatura fantástica, y hay quien le criticó pensando quesu obra tan solo era aceptable para un público juvenil o para un reducido grupo de frikis o fanáticos, una literatura de evasión, que aleja de la realidad. Nosotros pensamos que habla de la realidad, ayuda a entender y a entendernos, explica la experiencia de cada uno de una forma bellísima y sugerente. Leyendo a Tolkien nos encontramos inmersos en las grandes cuestiones de la vida… y esto no es sólo una percepción nuestra.


Es evidente que nos enfrentamos a un uso erróneo de las palabras, y al mismo tiempo a una confusión de ideas. ¿Por qué ha de despreciarse a la persona que, estando en prisión, intenta fugarse y regresar a casa? Y en caso de no lograrlo, ¿Por qué ha de despreciársela si piensa y habla de otros temas que no sean carceleros y rejas? El mundo exterior no ha dejado de ser real porque el prisionero no pueda verlo. Los críticos han elegido una palabra inapropiada cuando utilizan el término “evasión” en la forma que lo hacen; y lo que es peor, están confundiendo, y no siempre con buena voluntad, la evasión del prisionero con la huida del desertor.

Del ensayo de J.R.R. Tolkien Sobre los cuentos de hadas (versión de 1964) explicando el concepto de “Literatura de evasión”

Descárgate aquí el track del primer día del Camino del Anillo

El regreso a la Comarca ( de Gondor a Patones y la comarca de vuelta)Track 8

La comarca

«Si doy un paso más, estaré más lejos de casa de lo que he estado jamás» – Sam Gangi.

El primer paso

A PARTIR DE ENERO DE 2021 ( SI NOS DEJA EL CORONAVIRUS)

«Si doy un paso más, estaré más lejos de casa de lo que he estado jamás» – Sam Gangi.

¿Tienes un sábado o domingo libre? ¿quieres probar la primera etapa del «Camino del Anillo»? Ven a recorrerla. Aquí tienes el recorrido y el track para que no te pierdas.

Instrucciones para recorrer el camino…

Logo del app a descargarte

1.- Descárgate el app IGN en un teléfono a ser posible Android (ojo… el app azul y verde , no la azul y naranja que es la básica y a veces no funciona.

2.- Carga el track en el app del IGN y listo para no perderte. Si no estas registrado en wikilog puedes pedirnos directamente el track al wasup: 610 06 87 14

3.-Si vais con dos coches deja uno para regresar en Buitrago.

Nuestra propuesta

Te proponemos el plan completo.. Puedes andar como un hobbit pero también puedes comer como un hobbit.

1.- Te recogemos en el centro de interpretación de «el Camino del anillo » en El Molar. Deja allí tu coche o ven en transporte público. Aprovecha para tomarte si no lo hiciste ya un desayuno hobbit… pero avísanos antes.

Dirección: Calle Santa María de la Cuesta 23, El Molar, 28710

Te llevamos en nuestra furgoneta al punto de inicio y te recogemos en el punto de destino cuando llegues… Y te regalamos la guía del peregrino del Camino del Anillo.

Mínimo dos personas: precio por persona 5 euros un trayecto y 8 euros dos trayectos.

Y lo mejor regresa a la cueva para tomarte la comida o cena que mereces… Tendrás un menú hobbit por 12 euros. Avisa al 918411034.

si regresas y avisas a Radagast por la mañana de que has hecho el primer tramo de camino

¡¡¡¡Tranquilo, también puedes comer como un hobbit vegetariano o incluso vegano!!!

Hello world!

Welcome to WordPress. This is your first post. Edit or delete it, then start writing!